×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
14 Marzo 2019 04:00:00
La elección de ministra de la Corte, entre verdades y despropósitos
Yasmín Esquivel Mossa fue la ganadora de la terna que presentó el Presidente de la República para cubrir la vacante de ministro de la Corte que dejó, con su retiro, Margarita Beatriz Luna Ramos.

Concitó el trámite legislativo un encontronazo político entre oficialistas y opositores a Andrés Manuel López Obrador. Un encontronazo en el que, a querer o no, barbotaban las verdades… y las ganas de meterse el pie.

Dijo el senador del PAN Gustavo Madero Muñoz: “La independencia del Poder Judicial es indispensable siempre cuando existe una megaconcentración del poder político en una persona, como lo es ahora, esta independencia, la independencia del Poder Judicial no solo es indispensable, sino de una grave trascendencia.

“Y este Senado tiene una grave responsabilidad sobre sus hombres, nos lo dicen en la calle: ustedes tienen esa posibilidad de hacer un contrapeso, es un órgano que permite, precisamente, hacer un balance y cumplir con esta función de pesos y contrapesos de este Sistema Político Mexicano.

“Este Senado, en particular, es uno de los pocos instrumentos para la defensa de la independencia y el balance de los poderes de la República. Recuerdo la euforia, recuerdo el ánimo cuando este Senado se cubrió de orgullo al establecer el Parlamento Abierto que permitió escuchar las voces diversas que permitieron modificar la minuta de la Guardia Nacional, pudimos escuchar a la sociedad civil, a los especialistas, a los defensores de los derechos humanos y cambiar así la minuta para hacer una Guardia Nacional de corte civil.

“Hoy la misma sociedad civil nos hace otro llamado, un llamado trascendente a garantizar la independencia del Poder Judicial; los criterios de independencia no se deben relajar con el cambio de un gobierno.

“La Cámara de los Diputados, nuestra Colegisladora, los partidos aliados del Presidente de la República obtuvieron el 42 por ciento de los votos. Hoy ostentan el 62 por ciento de los votos la Cámara de Diputados, del 42 por ciento que obtuvieron en las urnas al 52 por ciento que tienen actualmente. Por eso es este Senado el único bastión donde radica la posibilidad de hacer un contrapeso real.

“No cuestionamos los méritos académicos ni profesionales, sino la dañina cercanía con el Presidente y con el partido del Presidente; debemos entender el reclamo de la sociedad de contar con un Poder Judicial que actúe con incuestionada independencia y, este Senado puede aportar para lograr esa misión, cubrámonos de orgullo como cuando votamos la Guardia Nacional.

“Quiero felicitar a la dirigencia nacional de nuestro partido, al coordinador de nuestro partido y a los integrantes del grupo parlamentario por haber acordado rechazar la terna por la falta de independencia y autonomía para la terna de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

Entonces respondía a Madero y a otras voces opositoras el senador de Morena Ricardo Monreal Ávila: “Quise participar en el debate porque estimo que se han expresado excesos, despropósitos, interpretaciones torcidas que nada tienen que ver con los principios fundamentales del derecho.

“Podrían no compartir el que algún miembro de la Asamblea, o varios, no coincidan con una de las propuestas o varias de las propuestas, pero afirmar que son inelegibles me parece una barbaridad jurídica.

“Me parece que es una actitud que raya solo en una estrategia política de descalificación y no en un criterio objetivo de calificación.

“Aquí hay buenos abogados y buenas abogadas en todos los grupos parlamentarios, y lo saben bien que en materia constitucional rigen los actos de la autoridad y del particular mediante dos principios: El principio de legalidad y el principio dispositivo.

“El principio de legalidad es aquel que se aplica a toda autoridad, la autoridad no puede hacer nada más allá de lo que la Constitución y la ley previenen. La autoridad debe observar fielmente lo que la Constitución advierte, no puede hacer más que lo que establece la normatividad.

“¿En qué discusión estamos? Y se dice: ‘No son idóneas y no son elegibles y, por tanto, debe de ser rechazara la terna’. Están equivocados. Solo por los antecedentes históricos.

Apenas en el mes de diciembre esta asamblea, por unanimidad, votó la elegibilidad e idoneidad de dos de ellas; votó por el dictamen que fue idóneo y elegible a dos de ellas, que son: La doctora Loretta y la doctora Celia Maya.

“Gritan desde allá: ‘falso’. No, si hubiera sido falso no hubiesen sido votadas en el Pleno. Si hubiese habido un requisito que no las demostraba elegibles, simplemente esta Asamblea no habría podido votar.

“Es decir, la elegibilidad de esta asamblea ya la determinó, seamos serios.

“De verdad, yo entiendo que en el PAN, que tenía tradición jurídica, y tiene buenos abogados, saben que no miento.

“Y en el PRI, que también lo sabía, saben que no miento.

“Y la tercera candidata, la doctora Yasmín Esquivel, también es elegible porque esta asamblea también la calificó de elegible, solo que en otra composición, 2004, la envió el Presidente de la República, Vicente Fox, y esta asamblea la votó para ser magistrada del Tribunal Agrario, la calificó como idónea y elegible.

“¿Luego entonces cambia el carácter jurídico y la Constitución porque es una nueva composición la que tiene ahora el Senado? No, señores, nosotros defendemos la legalidad y defendemos la constitucionalidad”.

Al final votaban por Yasmín Esquivel Mossa.

Corrección: Se puso ayer erróneamente en este espacio el nombre de Celia Maya en lugar del de Yasmín Esquivel Mossa como ganadora de la terna de ministro. Evidentemente no fue así. Ofrezco disculpas.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2