×
hace 1 mes
[Estados]

De Juárez a El Paso; huyen de la violencia, pero hallan xenofobia

Pensaron que en EU estarían seguros, pero un tiroteo los volvió más vulnerables

Imprimir
De Juárez a El Paso; huyen de la violencia, pero hallan xenofobia
Foto: Zócalo | Archivo
Ciudad Juárez.- Marisela Ortiz no es ajena a la violencia. Residente de El Paso que se estableció en esta ciudad fronteriza después de solicitar asilo con éxito en 2012, la desgarradora descripción de Ortiz de las amenazas de muerte que ella y su familia recibieron, así como las condiciones de Ciudad Juárez durante sus peores espasmos de violencia, son el tipo de historias que se pueden escuchar de muchos residentes de esta extensa ciudad de Texas.

“La situación era tan horrible en Juárez que se veían los cadáveres de hombres colgados en los puentes. Cuando estabas en una sala de cine se oían los tiroteos y luego te dabas cuenta de que tres o cuatro o más personas habían sido asesinadas durante ellos “, dijo Ortiz a AlterNet.

Ortiz recibió asilo debido a las constantes amenazas resultantes de su activismo frente a la violencia sistemática contra las mujeres en Juárez. Ella se unió a una ola de migración transfronteriza en 2011. “Ambos factores contaron mucho: las amenazas relacionadas con mi activismo y la situación de seguridad en general en Juárez, que fue realmente horrible”, explicó Ortiz. Una de esas amenazas fue a punta de pistola.

La “situación de seguridad” en Juárez durante ese tiempo fue una guerra territorial que alcanzó su punto máximo de violencia entre 2009 y 2011.

Las facciones en guerra entre el cártel de La Línea y el cártel de Sinaloa, liderado por “El Chapo” Guzmán, que competían por el control de la “plaza” más valiosa e importante del mundo, dejaron más de 3 mil personas muertas en Juárez en 2010. No menos de un cuarto de millón de juarenses huyeron de la ciudad durante ese tiempo, una sexta parte de la población total. Y muchos de ellos, como Ortiz, buscaron refugiarse del derramamiento de sangre en El Paso. “Mucha gente abandonó sus casas. Incluso algunos bloques enteros se vaciaron porque la gente se fue por miedo”, afirmó Ortiz a AlterNet.

Ataque

Hace unas semanas, una buena parte de la población de El Paso se vio envuelta en la terrible violencia de la que había huido cuando un residente de un suburbio –conocido durante mucho tiempo como un foco de racismo y xenofobia– de Dallas, usó un rifle de asalto para matar a 22 personas y lesionar a docenas más, muchos de los cuales aún permanecen en estado crítico.

Muchas descripciones de los medios de comunicación de El Paso a raíz de su peor masacre han sido incompletas y han dejado fuera una importante realidad que define a la ciudad fronteriza: si bien su remota ubicación en el desierto ha servido durante mucho tiempo como una especie de refugio, también ha estado plagada de problemáticas y dolorosas realidades locales forjadas por poderosas fuerzas externas. Al menos en este sentido, el tiroteo masivo, el circo mediático y la politización de la tragedia que le siguieron, fueron parte de una larga línea de abusos cometidos en El Paso por viles fuerzas externas.


Con información de Sin Embargo




Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png